Deepwater Blues

La semana pasada estuve trabajando junto con el artista y amigo Oliver Behrmann en su primera exposición en solitario en el TEA (Tenerife Espacio de las Artes). Colaboré con la instalación sonora, lo cual fue algo complejo por lo que quería Oliver. Básicamente quería que lo que sonara en la sala se escuchara a través de caracolas, con lo que pusimos 15 micros en sus respectivas caracolas, un poco de efectos y eq para este resultado.

 

La verdad es que la experiencia ha sido de lo más interesante y gratificante. Aunque tuve un momento de saturación extrema por tanto cable nos hemos quedado muy contentos con el resultado. Si viven en Tenerife pueden acercarse hasta el 3 de Marzo de 2013

Les pongo aquí el texto que se entrega en la exposición, para que vean de qué va la cosa.

“El 22 de Abril de 2010 se hundió en el Golfo de México la plataforma petrolífera Deepwater Horizon, resultado de una explosión acaecida dos días antes, causando la muerte a 11 trabajadores y provocando uno de los más importantes derrames de petróleo de la historia. Un total de 4,9 millones de barriles vertidos directamente al mar en los 84 días que la fuga permaneció abierta. Uno de los mayores desastres ecológicos y económicos de la historia reciente, que a pesar del impacto de sus imágenes, ya casi hemos olvidado.

La presente instalación artística parte de un momento concreto extraído de la hiperrrealidad mediática de los sistemas de comunicación. Acostumbrados al incesante desfile de imágenes e información por varios medios, los cuales se exhiben como una construcción monumental del tiempo y la acción en el planeta, se dificulta la separación de su dimensión espectacular para la comprensión del mensaje. Las noticias se olvidan con la misma rapidez y a sombro con las que lo recibimos. Por eso es necesario separar y rescatar parte de esa información en el flujo del hipermundo, para acercarla a un nivel de percepción más asimilable y reflexionar sobre sus consecuencias. El espacio y el tiempo del arte permiten sumergirse en un ambiente propicio para la reflesión sin prisas, en el que aprehender o subvertir lo que se nos presenta como real.

A las imágenes mudas del daño submarino de la Deepwater, que lejos de ser un caso aislado es una poesía visual dramática de los anhelos y paradojas del capitalismo del S XXI, se le ha superpuesto una banda sonora particular. El blues melancólico del fondo del mar. El murmullo de las caracolas se lamenta por los cadáveres sepultados por el mito del progreso. Como una psicofonía de los tiempos modernos.”

Anuncios

Acerca de migueherrera

Técnico de sonido para cine y televisión. Ha trabajado en diversos proyectos de publicidad, cortometrajes y largometrajes encargándose de la dimensión sonora. Ver todas las entradas de migueherrera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: